Una conocida-amiga se vuelve a su ciudad después de pasar una temporada en London. Me comenta que la única razón para que no tenga que volver a tierras inglesas es que recuperé su antiguo trabajo. Por otra parte todo el mundo le dice que la cosa no anda muy bien, no sabe que hacer si volver o quedarse en su ciudad, que fue muy buena experiencia pero… y en un momento de su email me pregunta, que cómo lo veo yo. Y yo lo veo así: La seguridad absoluta no existe, no hay mapa, no hay gps, no hay bola de cristal para los siguientes pasos, no hay trabajo para toda la vida… La única seguridad absoluta es la que podamos tener en nosotros mismos, en nuestra capacidad de resolver contratiempos, de encontrar nuevos caminos, nuevas ideas, nuevas personas, o las personas de siempre con nueva visión, nuevos pensamientos, nuevas palabras y conectar todo eso. Ponernos en marcha en nuevas direcciones, en caminos no pisados. Yo sinceramente creo que ella va a hacer más falta en su isla que en London*. A veces nos resulta más difícil cambiar en nuestras propias ciudades, pero vale la pena. Pero creo que si seguimos…

View the article

Nuestro mal no reside en el individualismo, sino en la calidad de ese individualismo. Y esa calidad es estática en vez de dinámica. Nos valoramos por lo que pensamos en vez de valorarnos por lo que hacemos. Olvidamos que aquello que no hicimos, no lo fuimos; que la primera función en la vida es la acción, como el primer aspecto de las cosas es el movimiento. La educación del estoico. Fernando Pessoa

View the article
@